El amor nos ayuda a hacer alquimia espiritual; convierte en fortalezas nuestras debilidades y en triunfos los mal llamados fracasos; transforma en solidaridad nuestro egoísmo y en conciencia nuestra inconsciencia. No en vano adopté el amor como la piedra filosofal de círculos elicda, que convierte en altruistas hasta las personas más egoístas, tal como la alquimia convierte en oro hasta los metales más discretos.

Cuando tomamos conciencia de quienes somos y cuál es nuestra misión, nos volvemos servidores procurando siempre el bien ajeno y haciendo como propio toda acción dirigida al bien colectivo. Al empresario que se le va la vida en competir y acumular, abre agujeros muy profundos que lo sumergen en lo banal. Círculos elicda es sinónimo de solidaridad y trabajo en equipo; es simple pero profundo, al que puede vincularse cualquier persona que tenga empresa, sin embargo no todos lo ven de esta manera; solo aquel que entiende el amor y servicio como clave para fidelizar clientes, o que busca fomentar desde lo más profundo de su alma, la cooperación mutua y el crecimiento económico de todos, se une y permanece en este proyecto maravilloso, con el propósito de ayudarnos a transformar positivamente el mundo, y su propio mundo interior.

Categorías: Boletines

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.